Violencias mal llamadas Limpieza Social o ¿Cómo desnaturalizar lo siniestro (incursión del horror en lo cotidiano) en nuestra cultura?

Reflexiones a partir de los hechos de violencia en contra de personas habitantes de calle en Floridablanca – Santander el pasado 15 de Junio de 2020*

Escribe Carlos Mario Perea en el informe del Centro Nacional de Memoria Histórica* que se hace mal en llamar “limpieza social” a algo que en realidad no es otra cosa más que un exterminio, un aniquilamiento o matanza social. Como “limpieza”, opera con brutalidad y a sangre fría para remover “la inmundicia y la suciedad” de la sociedad, actuando sobre cuerpos que portan consigo una marca de identidad juzgada como peligrosa, depositaria del mal, y que en todo momento es proscrita y condenada a la pena de muerte o al destierro: habitar la calle, un oficio sexual, delinquir, ser joven popular.

Perea también es agudo en resaltar que hay otros problemas que subyacen a estas violencias mal nombradas y que pasan desapercibidas. La limpieza ha sucedido históricamente y ha estado rodeada por un halo de hermetismo, silencio y misterio, ya sea por temor o por consentimiento, lo que permite su anonimato, así como olvido. Pero también, señala Rojas que a este problema se le suma otro, y es que el Estado mantiene una complicidad con la reproducción de estas violencias cuando se abstiene de construir una política pública dirigida para enfrentarla, cuando esta realidad no se refleja en sus programas de gobierno, cuando el congreso no incorpora leyes para para prevenirla, o cuando no hay una acción oportuna de la justicia para condenarla.

En este sentido, resulta insuficiente reconocer estos hechos como simples “actos de indolencia y salvajismo” o como un “acto vandálico e inhumano” que atenta contra la dignidad y los derechos humanos de los habitantes de calle, así como también resultan insuficientes las medidas circunstanciales de “intensificar patrullajes” de la policía, actor que ha estado vinculado con estas prácticas de violencia, como una verdadera medida comprometida para asegurar la vida de quienes habitan la calle y para prevenir estas violencias.

Hoy tenemos que volver a preguntar, ¿cuáles son las vidas «desechables», «limpiables», «descartables» para esta sociedad?, ¿cómo cuidarnos cuando la policía y seguridad privada están vinculadas a las prácticas de violencia y exterminio? Hoy tenemos que volver la mirada y cuestionarnos sobre esa relación contemporánea dada entre el Estado y la ciudadanía a través de una política de la muerte, una relación en que se hace explícita la subyugación de la vida ante el poder.

*Perea Restrepo, Carlos Mario, “Limpieza social : una violencia mal nombrada” / Carlos Mario Perea Restrepo. — Bogotá : Centro Nacional de Memoria Histórica, 2016

* https://ciudadflorida.com/2020/06/22/habla-uno-de-los-celadores-de-floridablanca-no-somos-paracos-ni-aguilas-negras/?fbclid=IwAR2vVgMAW8YCKSwlC38wFBQjHer3XzG-uoMUGyrLi9N-nOnfkkuE-54Mf1s

*https://www.vanguardia.com/judicial/que-hay-detras-de-los-encapuchados-que-golpean-a-habitantes-de-calle-en-floridablanca-BB2524434

* https://www.bluradio.com/nacion/buscan-encapuchados-que-golpearon-varios-habitantes-de-calle-en-floridablanca-stds-255928-ie430/?utm_source=Whatsapp&utm_medium=organic&utm_campaign=Compartido-Mobile&fbclid=IwAR2IZKwefbw-3NbMBKTmIyOC2nK4CpbXW0wgRHG0aZsJepYz_Jtrjzek_Ws


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.